Libertad y tecnología

Daniel Jara Soy maestro, especialista en educación física, y psicopedagogo, he hecho un máster en orientación familiar y llevo más de 15 años dedicado a la educación en el Colegio de Fomento El Prado, he dado clases en el Centro Universitario Villanueva y soy padre de 3 hijos. En aprendizaje constante, gracias a mis hijos y alumnos.

 

En todas las casas cada vez hay más dispositivos móviles (tablets, móviles,…) y se hace muy difícil controlar el acceso a la inagotable oferta que disponen. Debemos educar en libertad y enseñar a nuestros hijos a elegir a qué acceder y a qué no, sin utilizar las prohibiciones.

¿Y cómo hago esto? Es un proceso laborioso y hay herramientas que nos pueden ayudar.

MDM (Mobile Device Management) es una solución a las necesidades de gestión, localización y seguridad de dispositivos móviles. Este software es muy utilizado por las empresas, aunque hay versiones no profesionales y gratuitas, que funcionan correctamente para uso doméstico.

Los MDM tiene muchas funciones que se pueden activar o desactivar de manera remota. Algunas interesantes para poder educar progresivamente en casa son las siguientes:

  • Instalación de aplicaciones: se pueden instalar y/o ejecutar actualizaciones en múltiples dispositivos a la vez, controlando el tipo de conexión y la fecha de ejecución.
  • Selección de aplicaciones: permiten aplicar políticas de control sobre las aplicaciones que los dispositivos pueden instalar, de esta manera evitamos que los usuarios ejecuten aplicaciones que no son adecuadas en ciertos momentos, como por ejemplo tener acceso a internet a la hora de dormir.
  • Rastreo satélite: gracias al uso de GPS, podemos localizar la ubicación de los dispositivos, así como hacer un rastreo de la ruta que mantuvieron durante un período dado.
  • Bloqueo de funciones: un buen MDM permite controlar funciones específicas de los dispositivos, pudiendo activar o desactivar la cámara, el micrófono o el acceso a redes sociales.
  • Control de gastos: algunos permiten restringir el tiempo en llamadas por teléfono o cantidad de datos transmitidos, incluso tomar medidas o enviar alertas en caso de que los topes máximos se estén alcanzando.
  • Borrado remoto: es una función imprescindible, que se usa cuando el dispositivo está perdido o robado y se desea restringir el acceso a datos que tenemos.
  • Aplicar contraseña: desde el servidor, se puede establecer una contraseña de bloqueo y también se puede configurar la longitud, el tipo de contraseña, el número de intentos, etc.

Este tipo de software nos puede ayudar a adquirir una serie de hábitos en el uso de nuestros dispositivos en el hogar, sobre todo para los que se inician, aunque a los mayores también nos vendría bien de vez en cuando…

Debemos usarlos de manera progresiva, de manera que vayamos disminuyendo las restricciones poco a poco. Si hacemos un uso equivocado de este software, provocaremos el efecto contrario que busquemos: el mal uso de las funciones de los dispositivos.

Un comentario en “Libertad y tecnología

  1. Estimados profesionales,

    En relación a afirmaciones como “Las tablets…se han convertido en un elemento imprescindible… Nuestros hijos tienen que aprender a convivir en casa con ellas”, “[es] muy difícil controlar el acceso a la inagotable oferta que disponen”, “Debemos educar en libertad y enseñar a nuestros hijos a elegir a qué acceder y a qué no, sin utilizar las prohibiciones”.

    Aspectos como “imprescindible”, “apronder a convivir” o no “utilizar prohibiciones”… me hacen pensar en cierto determinismo o derrota asumida. Sin acritud.

    Insistimos en educar en la libertad y el uso responsable a niños y jóvenes. Está muy bien. Insisto muy bien. ¿Pero no estamos pidiendo demasiado? ¿No tenemos los adultos con nuestras cargas profesionales y familiares, a veces, problemas de racionalidad en el uso de las TIC? ¿Se le puede exigir a un niño/adolescente lo mismo que a un adulto, maduro y con criterio? ¿Nos estamos engañando? Pregunten las horas diarias invertidas en mariposear con las TIC a los alumnos.

    ¿Puede haber otras estrategias?

    Se están desmontando ya con informes: el mito del nativo digital, el papel real de la TICs en etapas tempranas de educación -último informe de la OCDE-, trabajos en neurociencia… y por otra parte se empieza extender un “déficit de atención” -no el clínico- generalizado en niños, jóvenes y adultos.

    Creo que hay que ser más prudentes con las modas TIC’s, aprender a decir que no y llenar más con lo que más llena…

    Un fuerte abrazo y enhorabuena por la iniciativa

    PD: Soy informático con más de 28 años de experiencia y reviso (audito) la seguridad y gestión de las tecnologías de un empresa que gasta 400 MM€ en Tecnología e Innovación.

Deja un comentario