Necesitamos personas “Resilientes”

Lucía Herrero & Daniel Jara

Somos un matrimonio de maestros con 3 hijos. Psicopedagogos y Máster en Orientación Familiar. Desde el 2000 superando retos juntos.

 

¿Qué es la resiliencia?

Es la capacidad del ser humano para adaptarse y superar situaciones adversas.

¿Cómo educamos en la capacidad de ser resilientes?

Si queremos que nuestros hijos afronten las adversidades saliendo fortalecidos debemos educarles para que sean resilientes, para eso es imprescindible:

  1. Nuestro ejemplo.
  2. Evitar la sobreprotección
  3. Creer en ellos

Nuestra labor no es evitar obstáculos a nuestros hijos o alumnos, es enseñarles a superarlos de manera exitosa. Educarles para ser resilientes es una necesidad, no es una capacidad innata, nadie nace con ella, es una capacidad que cualquier persona puede desarrollar. Educando en la resiliencia garantizamos una personalidad sana y madura que permitirá a nuestros hijos y alumnos ser más felices.

Cosas que debemos trabajar:

  • No solucionemos sus problemas.
  • No hagamos por ellos las cosas, fomentemos su autonomía.
  • Tienen que enfrentarse a las consecuencias de sus actos.
  • No les excusemos ante profesores, familiares y amigos.
  • Desarrollar sus talentos.
  • Enseñarles a conocerse.
  • No proyectemos en ellos nuestros sueños, aceptarles tal y cómo son.
  • Educar su sobriedad, no necesitan tener de todo.
  • Darles responsabilidades.
  • Fomentar su paciencia, enseñarles a esperar.
  • Estimular su creatividad.
  • Enseñarles a superar pequeñas metas.
  • Trabajar la constancia.
  • Realizar obras de misericordia.

¿Cómo es una persona resiliente?.

  1. Consciente de sus talentos y limitaciones
  2. Creativa
  3. Confía en sus capacidades
  4. Aprende de las dificultades
  5. Objetiva con pensamiento positivo.
  6. Firme en sus propósitos sin perder la flexibilidad ante los cambios.

Resultados de educar en la resilencia:

  • Enfrentan problemas y aceptan errores con autoestima.
  • Capacidad de aprender y ver el lado bueno de la vida.
  • Aumenta el afán de superación.
  • Mayor equilibrio emocional.
  • Autocontrol en situaciones difíciles.
  • Fortaleza emocional.
  • Mayor capacidad para afrontar retos.
  • Buen humor como resultado de un pensamiento positivo.
  • Personas más caritativas.

Deja un comentario