Si regalas un cuento que sea en inglés

Ana López

Ana López

Soy profesora de Educación Infantil y Primaria especialista en Lengua y Literatura inglesas. Formada entre la Universidad Autónoma de Madrid y el University College of London. Trabajo desde hace más de 10 años en Montealto donde se unen mi dos grandes pasiones, la enseñanza y la lengua inglesa.
Ana López

Latest posts by Ana López (see all)

Si tus hijos estudian en colegios bilingües (castellano-inglés), tenéis la oportunidad de contarles cuentos e historias en su segunda lengua y ¡la debéis aprovechar!

Al igual que regalamos cuentos en español, podríamos abrir el abanico y regalarles cuentos en inglés.  No les extrañará, sino que darán mucha más validez a la lengua que tanto escuchan en su “cole”.

Leer nos lleva a conocer una lengua de forma real, no usando frases enlatadas que aparecen en los libros de texto y que un nativo no utilizaría nunca.

Ahora viene lo mejor, el precioso cuento en inglés que les hemos regalado… ¡Se lo tenemos que contar!

Con ello estimulamos el desarrollo de sus habilidades lingüísticas en una segunda lengua y su gusto por la lectura. Para conseguirlo no basta con abrir-leer-cerrar, debemos mostrar entusiasmo de principio a fin. Así enriqueceremos la relación afectiva con nuestros hijos y provocaremos que se desaten su imaginación y creatividad; ampliarán su vocabulario y despertarán la curiosidad tan sana para fomentar el aprendizaje.

Ser un buen “storyteller” tiene su aquel.  Atender a las siguientes pautas ayuda mucho:

  • Elegir una historia de contenido adecuado y que no dure más de 10 ó 15 minutos. A ser posible también deberá gustarnos pues ya sabemos lo que ocurre al narrar algo que no nos interesa…
  • Leer el cuento con antelación. Hasta las historias más sencillas ¡nos pillan!
  • Colocarse de tal manera que los niños puedan ver los dibujos a la vez que escuchan. No enseñarlos sólo antes o después.
  • Hacer hincapié en el título e incluso preguntarles de qué creen que puede tratar el cuento llamándose así.
  • Utilizar distintas voces y variar el tono según lo que queramos expresar: tristeza hablaremos bajito, alegría levantaremos el tono… Y recordar que una serpiente habla ssssisssseando o un lobo tiene voz grave y ronca.
  • Involucrar a los niños pidiendo que nos ayuden con las frases que más se repiten (“Little pig, let me come in!”, “Granny, what big……you have!”) y con las onomatopeyas que tanto les gustan (Crash!, Wow! Boom!..)
  • Si pierden la atención o la historia decae, hacerles preguntas que les involucren: “ ¿Qué crees que va a pasar ahora?”
  • Leer lo suficientemente despacio para que lo entiendan pero no tanto que les haga dormirse.

Ahora sólo falta recomendar algunos títulos:

  1. Colección You read to me , I´ll read to you (Mary Ann Hoberman)
  2. Colección Benny&Penny (Geoffrey Hayes)
  3. Cualquiera del dr. Seuss. Brown can moo. Can you?, One fish, Two fish, red fish, blue fish, etc.
  4. You´ll be my friend (Peter Brown)
  5. Cualquiera de Leo Lionni. It´s mine!, Fish is fish, Frederick…
  6. El incansable The very hungry Caterpillar.
  7. Por supuesto, no dejar de lado los clásicos: The three Little pigs, Goldilocks and the three bears, Little Red Riding Hood…

Good luck!

Deja un comentario