Higiene Visual

Andrés González Fernández Soy maestro, especialista en filología inglesa, pedagogo y orientador. En los últimos años he ampliado mi formación en el campo de la logopedia, la visión, la dislexia, el TDAH y otros tipos de dificultades en el aprendizaje, así como en la intervención de dichas dificultades.He participado como ponente en varias charlas impartidas por especialistas sobre el TDAH en la Universidad Complutense, en los hospitales universitarios de Alcorcón y Getafe, y también he escrito diversas publicaciones.Mi principal trabajo lo llevo desarrollando más de treinta años como docente en el Colegio de Fomento El Prado.

Cada vez es más frecuente encontrarnos con niños y adultos que muestran molestias y trastornos oculares, tensión, pesadez de ojos, picores, somnolencia, visión borrosa, cefaleas, vértigos, etc. Son las consecuencias de la llamada “fatiga visual”, que incluso pueden ocasionar un mal rendimiento escolar.

Quiero presentar unas normas de higiene visual que pueden contribuir a mejorar estos problemas, o evitar que aparezcan.

  • Mirar a lo lejos siempre que sea posible.
  • Cuando se mire de cerca, hacerlo a la distancia de Harmon (distancia del codo a la primera falange del dedo corazón, aproximadamente unos 40 cm.), no más cerca, siendo consciente de ello para que la distancia no se acorte.
  • Tanto de cerca como de lejos, ser siempre consciente periféricamente de todo lo que hay a nuestro alrededor. Cuando focalizamos mucho en lo que estamos mirando, favorecemos una “visión en túnel” que provoca la fatiga y el estrés visual y por supuesto la aparición y aumento de la miopía.
  • Cuando se está leyendo o haciendo una tarea de cerca constante, mirar a lo lejos (preferiblemente a través de una ventana) y enfocar bien un objeto cada 2 o 3 páginas o 10-15 minutos, para relajar el sistema visual del excesivo trabajo de cerca que se pueda estar realizando.
  • Si no se dispusiera de una ventana, al menos interrumpir la actividad visual prolongada de cerca, levantando la cabeza, moviéndose en la silla, haciendo unos sencillos estiramientos de cuello o dando un pequeño paseo por la habitación cada hora. Beber un vaso de agua mejora el rendimiento.
  • Parpadear con asiduidad para irrigar mejor los tejidos corneales y disminuir la rigidez visual.
  • Realizar actividades al aire libre, haciendo deportes o juegos, principalmente aquellos que favorecen la apertura corporal (natación, gimnasia, etc.) o que requieran mirar más allá del brazo extendido (tenis, baloncesto, fútbol, golf, etc.)
  • Tomar una alimentación equilibrada, rica en vitamina A (zanahoria, leche, queso, espinacas, etc.), tratando de comer muchas verduras y frutas frescas y no abusar del azúcar.
  • Al conducir, hay que hacerlo con plena consciencia periférica; se conduce más relajado y los reflejos estarán más alerta.
  • Adoptar una postura correcta cuando se esté sentado, para lo cual se ha de disponer de un asiento adecuado (que permita una postura correcta de la espalda, de tal forma que llegue a apoyar totalmente los pies -en el suelo o en un reposapiés-, formando un ángulo de 90º: el ángulo de las rodillas, la espalda con las piernas y el ángulo del codo).

Una mesa con una altura adecuada y con el plano inclinado (20º para leer, 10º para escribir y 0º para manipular), para mantener una postura lo más erguida durante la tarea. Si no se pudiera inclinar, usar un atril para el libro de lectura. La mesa debe estar situada junto a una ventana, de tal forma que al levantar la cabeza pueda mirar a lo lejos y relajar la vista. No se debe leer moviendo la cabeza, sino los ojos, esto puede ser un signo de problema visual.

Una postura incorrecta va a provocar trastornos a nivel de:

  • Vértebras
  • Sistema respiratorio (la postura hacia delante dificulta la respiración).
  • Sistema digestivo (por la postura presionando el abdomen).
  • Sistema circulatorio (dificultades circulatorias por una posición de las piernas).

La iluminación mejor si es natural. De ser artificial, se debe trabajar con una de techo ambiente y otra directa a la tarea que estemos haciendo. Esta luz directa debe entrar por el lado opuesto a la mano utilizada para escribir y debe ser tres veces más potente que la iluminación ambiente de la habitación.

La mesa debe ser de un tono claro, para evitar contrastes, y se deben evitar las superficies brillantes tanto en la mesa como en el papel, ya que son muy estresantes y nos obligan a adoptar posturas incorrectas para evitarlas.

Cuando mire la televisión:

  • Hacerlo a una distancia igual o mayor a la diagonal de la pantalla multiplicada por 6; nunca muy cerca, no más de 2 metros.
  • Con una iluminación ambiente para evitar contrastes excesivos, nunca con la luz apagada; la iluminación del cine, solo para el cine.
  • Intentar mirar a lo lejos en el tiempo de los anuncios.
  • No verla tumbado.
  • Limitar el tiempo de verla a no más de 2 horas/día, si es posible menos.

Con otros soportes informáticos de pequeño tamaño:

  • Mantener una distancia adecuada.
  • Hacer pausas frecuentes y mirar de lejos.
  • Los vídeos y películas es mejor visualizarlos en pantalla grande.
  • Acortar en lo posible el tiempo dedicado a prestar atención a imágenes, vídeos o escritura.
  • Las pantallas de los ipad, tabletas, iphone, etc. poseen una fuente de luz directa, y suponen una gran desventaja provocando una gran fatiga visual. Los e-book no son perjudiciales al poseer tinta electrónica.

Deja un comentario